DERECHO DE ASILO

El asilo es el remedio que tienen aquellos extranjeros que hubieran sido perseguidos en el pasado o que tuvieran un "temor fundado" de persecución futura por alguno de los siguientes motivos:

  • raza,
  • religión,
  • nacionalidad,
  • opinión política, o
  • ser miembro de un grupo social particular

Una persona que pueda demostrar persecución por una de estos motivos será considerado un "refugiado" a los fines de la ley y puede obtener asilo en los EE.UU. Una vez concedido el asilo, el individuo podrá permanecer en los Estados Unidos y aplicar para ajustar su estatus al de residente permanente después del año de habérsele concedido el asilo.

Es importante tener en cuenta que hay una fecha límite de un (1) año para presentar su caso de asilo ante la Oficina de Asilo o ante la Corte de Inmigración. Es por eso que un análisis oportuno de los hechos y las circunstancias de su caso es crucial para determinar si es elegible y poder presentar el caso en tiempo.

PARALIZACIÓN DE EXPULSIÓN (WITHHOLDING OF REMOVAL) Y CONVENCIÓN CONTRA LA TORTURA (CAT)

En aquellos casos en que un refugiado no ha podido solicitar asilo a tiempo, o cuando los hechos y las circunstancias particulares del caso no le calificaran para asilo, todavía puede existir una opción. Si un extranjero puede establecer que es "más probable que no" que su vida o su libertad peligre por causa de su raza, religión, nacionalidad, opinión política o pertenencia a un grupo social particular, él o ella podría ser elegible para la retención de expulsión y protección bajo la Convención Contra la Tortura (CAT, por sus siglas en inglés).